Champis rellenos low-carb

· Dificultad: baja
· Tiempo de preparación: 15′
· Tiempo total: 25′ h

Cuando veo unos champiñones de esos gordos en el lineal del super, se me hace la boca agua pensando en todo lo que podemos cocinar con ellos. Unos caen en la barbacoa, otros en láminas para una ensalada o para una crema y otros rellenos, como los de esta receta.

Quedan muy apetitosos, gracias a lo meloso de la cebolla pochada en mantequilla y al sabor del jamoncito, unidos al profundo sabor de los champis.

Consultando las recetas de los dos últimos meses, queda claro que mi último ingrediente cansino es el champiñón, que estoy incluyendo de varias formas diferentes y en varias elaboraciones. En esta receta destaca más su sabor al ser el ingrediente principal y porque se cuece con un contenido especialmente sabroso.

Perfectos para una alimentación baja en carbohidratos y que incluye su grasa y sus vegetales a tutiplén.

– Para 4 personas –

Ingredientes

  • 8 champiñones grandes
  • 2 cebollas dulces
  • 1 diente de ajo
  • 100 g de jamón serrano
  • 1 limón
  • 2 ramas de cebollino
  • 1 nuez de mantequilla
  • Pimienta negra recién molida
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración

  1. Limpiamos los champiñones con un trapo húmedo y les retiramos el pie con cuidado.
  2. Cortamos la cebolla y el jamón en brunoise y el cebollino, el ajo y los pies de los champiñones en láminas finas. Reservamos.
  3. En una sartén a fuego bajo (3 sobre 10), añadimos la mantequilla y ponemos a dorar el ajo.
  4. Cuando haya tomado un tono dorado claro, añadimos la cebolla, salamos, subimos a fuego medio (5 sobre 10) y pochamos durante unos 10 minutos.
  5. Añadimos el jamón y los pies de los champiñones, mantenemos otros 10 minutos y salpimentamos si es necesario.
  6. Mojamos el exterior de los champiñones con aceite de oliva virgen extra (con un pincel o un spray) los rellenamos con la mezcla de la sartén, y metemos en el horno, previamente precalentado a 180ºC (360ºF), durante otros 10 minutos.

Emplatado

Servimos dos champiñones por comensal, vertemos unas gotas de zumo de limón en cada uno de ellos y, por encima de todo, el cebollino.

Trucos y consejos

Prueba a utilizar cilantro en lugar de cebollino para darle un toque especial y fresco. Yo me corto con esta hierba porque Fátima no es demasiado fan de ella, pero, si te gusta, le proporciona un sabor estupendo.

También puedes sustituir el jamón por cualquier guarrindongada que no sea de origen animal y la mantequilla por Aceite de oliva virgen extra, para convertirlo en un plato vegetariano.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.