Ropa vieja o segunda vuelta (cocina de aprovechamiento)

· Dificultad: baja
· Tiempo de preparación: 15′
· Tiempo total: 40′

Últimamente estoy en plan ahorrador y trato de aprovechar todo lo aprovechable, evitando que nada se ponga malo en el frigo, con lo que añado ingredientes no muy ortodoxos en platos más tradicionales.

A parte de eso, también le doy una segunda oportunidad a los ingredientes con los que he preparado otros platos y que habitualmente desechaba. En este caso parto de dos platos previos:

  • Caldo de pollo en crockpot
  • Garbanzos del cocido de mi madre. Aún no he probado a hacerlo en la crockpot, pero ésta será una de las primeras recetas que haga en la próxima temporada otoño-invierno.

Del primero aprovecho la carne de pollo de corral y del hueso de jamón, y, del segundo, los garbanzos, porque lo hace tan rico que no suele sobrar mucho más.

– Para 6 personas –

Ingredientes

  • Los garbanzos que sobren del cocido
  • Restos de carne del caldo o del cocido
  • 6 alcaparrones
  • 1 cebolla roja
  • 3 dientes de ajo
  • Un manojo de hierbabuena
  • 1 cuchara de pimentón de la vera
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración

  1. Cortamos en mirepoix la cebolla y en rodajas finas el ajo, la hierbabuena y los alcaparrones. Reservamos.
  2. En una sartén a fuego bajo, añadimos una cuchara de aceite y ponemos a dorar el ajo.
  3. Cuando haya tomado un tono dorado claro, añadimos la cebolla, salpimentamos, subimos a fuego medio y pochamos durante unos 20 minutos.
  4. Añadimos los alcaparrones, los garbanzos y los restos de la carne desmenuzados, bajando de nuevo a fuego bajo y mantenemos unos 10 minutos.
  5. Aquí podemos hacer dos variaciones, una añadir algo de caldo, para que el plato salga más jugoso, o bien no añadirlo para que todos los ingredientes queden más crujientes y dorados… yo soy fan de la segunda opción.
  6. Salpimentamos si es necesario, añadimos la hierbabuena y el pimentón de la vera, removemos bien y apartamos del fuego, para evitar que se queme el pimentón.

Emplatado

Servir bien calentito, de la sartén a la fuente y de la fuente al plato.

Trucos y consejos

Aunque lo ideal es utilizar los restos de otros platos, no sólo por aprovechar la comida (tirar comida debería estar tipificado como delito), si no porque así tendremos unos ingredientes con mucho más sabor, podemos caer en el socorrido bote de garbanzos cocidos. De hecho, es lo que hago yo cuando el único plato previo con el que cuento es el caldo de pollo.

Si te gustan más jugosos, a parte de un vasito de caldo, podemos incorporarle tomate frito (mejor casero, claro), que le da un sabor muy interesante.

Seguramente haya tantas recetas de ropa vieja como de cocido o de tortilla de patata: una por casa. Prueba con diferentes combinaciones y procura que la carne no quede demasiado seca y que los garbanzos estén cremosos por dentro (aunque por fuera estén dorados).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.