Vieiras a la gallega… casi

· Dificultad: baja
· Tiempo de preparación: 10′
· Tiempo total: 50′

Este fin de semana nos quisimos dar un homenaje a base de marisquito, no en mucha cantidad y no de la calidad a la que nos tiene acostumbrada la tierriña de Fátima, pero aún así nos supo de lujo. Además yo estuve de invitado y comensal, porque cocinó ella.

Uno de los productos con que contábamos eran unas hermosas vieiras y, como estoy muy pesado con eso de los carbohidratos, decidió pasar del pan rallado, que se utiliza en la receta tradicional de vieiras a la gallega… por eso lo del “casi” en el nombre de la receta. En la elaboración de esta receta, Fátima, tampoco añadió otros extras, como jamón, perejil o ajo y descubrimos que no los echamos de menos, porque al añadir tan pocos ingredientes, pudimos apreciar mejor el sabor de este molusco tan maravilloso.

Algo que le preocupaba era encontrar el punto exacto de cocción, eso sí, porque la referencia habitual para saber si las vieiras están cocinadas es que el pan rallado se dore. Prefirió pecar de poca cocción que de mucha y, finalmente, comprobamos que acertó de pleno con el tiempo de horneado.

Qué cena más rica: camarones, nécoras y vieiras, que, junto con un aperitivo de pesto, hummus y guacamole con zanahorias, convirtió la cena en una low-carb a lo gallego, de lo más apetecible.

– Para 2 personas –

Ingredientes

  • 6 vieiras
  • 1 cebolla dulce de tamaño grande
  • El zumo de 1/2 limón
  • 50 ml de vino blanco
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Elaboración

  1. Ponemos un chorrito de aceite de oliva virgen extra en una sartén y la calentamos a fuego medio.
  2. Cortamos la cebolla en brunoise y la ponemos a sofreír en la sartén, ya caliente, salamos y mantenemos al fuego durante unos 30 minutos.
  3. Durante este tiempo tendremos que remover para que no se pegue y bajar el fuego a medio-bajo cuando la cebolla haya perdido la mayoría de la humedad, es decir cuando pase del pochado al dorado.
  4. Como las vieiras ya están perfectamente evisceradas, sólo hay que lavarlas con agua fría, para eliminar cualquier trocito de concha que pudieran tener.
  5. Ponemos a precalentar el horno a 180ºC (350ºF) con calor arriba y abajo.
  6. Echamos unas gotas de aceite de oliva virgen extra en cada una de las vieiras, un chorrito de limón, otro de vino blanco, un poco de sal y finalmente, una cucharada de la cebolla pochada.
  7. Introducimos las vieiras en una fuente de horno durante 10 minutos y, una vez acabado este tiempo, apagamos el horno, abrimos la puerta y mantenemos 5 minutos más.

Emplatado

Sirve las vieiras nada más sacarlas del horno, para que no pierdan temperatura y… ¡a disfrutar!

Trucos y consejos

A título informativo, actualmente no podemos disponer de vieiras frescas, ya que la administración obliga a la evisceración de la misma, retirando el hepatopáncreas y partes blandas, dejando solo la gónada y el músculo. Esto es así porque en esas partes retiradas se encuentra almacenada el 80% de la toxina ASP, toxina amnésica paralizante. Ver más información aquí.

Como ocurre con todos los productos de calidad y, de forma especial, con el marisco: cocínalo lo menos posible para poder disfrutar del sabor a mar tan maravilloso que aporta.

Aquí abajo os enseño una foto de nuestra cena:

  • Como entrantes un hummus aderezado con aceite de oliva virgen extra y sal ahumada al pimentón, guacamole con dados de tomate rosa y pesto rojo de albahaca y hierbabuena, para mojar con unos palitos de zanahoria.
  • De marisquito unas nécoras, unos camarones y las vieiras (que en el momento de la foto reposaban en el horno).
  • Para acompañar, un cava fresquito.

¡¡¡Low-carb a full!!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.