Tarta de queso al horno con oreos v2

· Dificultad: media
· Tiempo de preparación: 20′
· Tiempo total: 2:30 h

Tercera receta de tarta de queso en tres fines de semana. La primera tenía una textura cremosa, pero apenas parecía que hubiera tenido horno, a la segunda le cambié todo el queso crema por mascarpone, aumenté la cantidad de chocolate blanco y aumenté treinta minutos el tiempo de horno… resultado: se tostó de más y además quedó demasiado cuajada…

Para esta tercera he utilizado los ingredientes que indica La madreña para su maravillosa tarta de queso, pero improvisando todo lo demás porque no sueltan prenda sobre su preparación, al igual que sobre el tipo de queso que utilizan. Evitando que se quemara, la cubrí con papel aluminio, bajé el tiempo de horneado… y de aspecto exterior quedó tal cual la de este restaurante… pero aún me quedan muchas horas de vuelo y mis más allegados van a tener que seguir comiendo muchas tartas de queso hasta que dé con la tecla.

– Para 8 raciones muy generosas –

Ingredientes para la base

  • 400 g de galletas oreo (o paquete y medio de 160 g)
  • 40 g de mantequilla a punto pomada

Ingredientes para el pastel de queso

  • 450 g de queso crema
  • 450 g de mascarpone
  • 900 ml de nata líquida para montar
  • 150 g de azúcar blanca
  • 6 huevos medianos

Elaboración base

  1. Trituramos en la picadora las galletas oreo a velocidad alta. Como estas galletas tienen una importante cantidad de crema, el resultado no será un polvo seco de galleta, pero nos vendrá bien para el siguiente paso para no tener que añadirle una barbaridad de mantequilla.
  2. Mezclamos dos terceras partes de las galletas picadas (el tercio restante lo reservamos para la parte superior de la tarta) con la mantequilla hasta que quede una pasta espesa.
  3. Cubrimos el interior de un molde para tartas (preferiblemente desmontable metálico) con papel de horno.
  4. Extendemos la pasta de galletas por toda la base del molde y presionamos levemente hasta que tenga un grosor uniforme.
  5. Reservamos en la nevera mientras continuamos con la parte del pastel

Elaboración pastel de queso

  1. Ponemos a precalentar el horno a 180º C sin ventilador y con calor arriba y abajo.
  2. En un cazo a fuego lento, calentamos la nata líquida y cuando esté caliente incorporamos el queso crema y el mascarpone. Removemos hasta que se funda y retiramos del fuego para que se temple.
  3. Cascamos los huevos, los batimos bien, añadimos el azúcar y seguimos batiendo (mejor hacerlo a mano con unas varillas).
  4. Una vez que se haya enfriado la mezcla de nata y queso, le incorporamos los huevos batidos poco a poco y batimos con las varillas, hasta conseguir una crema homogénea y bastante líquida.
  5. Sacamos el molde de la nevera y vertemos la crema.
  6. Ponemos papel aluminio en los laterales y la parte superior de la tarta, para evitar que se queme.
  7. Introducimos la tarta en el horno y cocinamos durante 1:10′, sin abrirlo en ningún momento.
  8. Transcurrido este tiempo, apagamos el horno, retiramos el papel aluminio y mantenemos la tarta dentro para que se cocine 1 hora más con el calor residual, con la puerta cerrada.
  9. Sacamos la tarta del horno, espolvoreamos por encima el tercio de las galletas picadas que reservamos en la elaboración anterior, dejamos enfriar y en el caso de que no vayamos a consumirla inmediatamente, la metemos en la nevera.

Emplatado

Debemos acordarnos de sacar la tarta de la nevera al menos una hora antes de consumirla.

Trucos y consejos

El tamaño del molde perfecto para estas cantidades es de 24 cm de diámetro y 8 cm de altura, y la masa llega justo hasta el borde.

Como la masa es bastante líquida, hay que saber elegir bien el molde, porque en el mío, que es de IKEA, se sale algo por los bordes. Tengo que probar con otros. Le tengo echado el ojo a este en Amazon con una pinta fantástica.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.