Quiche de verduras sin masa

· Dificultad: baja
· Tiempo de preparación: 20′
· Tiempo total: 50′

Desde que cociné mi primera quiche, gracias a un trabajo del cole de Alba, ya he elaborado unas cuantas, modificando algunos ingredientes, pero siempre con la misma base.

No fue hasta hace poco, que mi compañero de trabajo/gurú del keto, Doc. Gala, me dijo que su madre la hacía sin masa. Así, sin carbohidratos. A lo cetogénico.

Así que, como me gustan los retos, me puse a ello y oye, ¡que quedó bien rica! Y además aproveché varios productos que tenía a medias y/o un poco abandonados en el cajón de las verduras del frigorífico. Aprovechamiento cetogénico, palabro que me acaba de venir a la cabeza.

Además, me alegro muchísimo de subir esta receta low-carb, precisamente hoy. El fin de semana pasado, en la fiesta del año con la que mi amiga María celebró sus bien llevados 40, conocí a unas cuantas seguidoras de esta alimentación. Yo, que pensaba que estaba predicando en el desierto, me di cuenta de que no soy el único iluminado por la cetogenia. Casi se me saltan las lágrimas cuando de repente escuché la frase «pico de insulina«, y no saliendo de mi boca, como es habitual en mis diferentes grupos de amigos.

Tras el shock que me produjo la citada frase, empecé a hablar con Carla, una cinturón negro de lo low-carb, que espero que colabore pronto en este blog, porque tiene recetas y consejos a tutiplén. ¡Qué emoción para mí y qué desespero de los que nos rodeaban!

Y no acabó ahí la cosa, sino que el sábado durante el desayuno escuché hablar de nata, mantequilla, aguacates… y no podía ser Carla, que ella no dormía con nosotros. Giré ojiplático la cabeza y quien hablaba era ¡Natalia! Y nada menos que asesorada por un nutricionista de la pérfida Albión… creo que en UK están más avanzados que nosotros en esto de la nutrición, porque en España nos hemos quedado en la dieta de la piña.

Así que, por una vez, no fui yo sólo el que intentó defender las bondades de esta alimentación. Me vi relegado a un segundo plano, escuchando, como un groupie más, cómo Natalia y Carla daban lecciones magistrales bajas en carbohidratos. De hecho, hasta conseguimos un nuevo correligionario, Dani, que sé que ya está cocinando delicatessen del calibre que nos ocupa.

– Para 4 personas –

Ingredientes

  • 1 calabacín
  • 1 pimiento rojo
  • 1/2 manojo de espárragos trigueros (unos 150 g)
  • 4 champiñones grandes
  • 2 limones
  • 200 g de queso parmesano
  • 3 huevos de corral
  • 250 ml de nata líquida para montar
  • Nuez moscada
  • Pimienta negra recién molida
  • Sal

Elaboración

  1. Precalentamos el horno a 180ºC (350ºF) con calor arriba y abajo, sin ventilador.
  2. Cortamos el calabacín, sin pelar, en láminas muy finas con un cortador en espiral.
  3. Cortamos en rodajas muy finas los champiñones, en bastones el pimiento, en rodajas muy anchas los trigueros y rallamos el queso.
  4. Exprimimos el limón y sumergimos las láminas de champiñón en el líquido durante 10 minutos. Reservamos.
  5. Cocemos todas las verduras (no,  el champiñón no es una verdura y no lo cocemos) en agua salada, durante unos 5 minutos. Reservamos.
  6. Mezclamos bien los huevos con la nata líquida, salpimentamos y añadimos nuez moscada al gusto, hasta que la mezcla esté sabrosa. Finalmente le añadimos el queso rallado.
  7. Extendemos el calabacín, el pimiento y los trigueros sobre la base del molde de horno y vertemos la mezcla del huevo con la nata y el queso cubriendo toda la superficie.
  8. Finalmente le añadimos las láminas de champiñón en la parte superior.
  9. Horneamos durante 30 minutos o hasta que se dore la superficie.

Emplatado

La sacamos del horno y la dejamos reposar unos 10 minutos, para que se asiente el relleno y tome cuerpo.

Trucos y consejos

Si a mitad del horneado, compruebas que se empieza a quemar la superficie o lo que sobresalga de ella (en este caso, las láminas de champiñón), coloca una hoja de papel de aluminio o de hornear por encima.

Como buena receta de aprovechamiento, puedes sustituir los ingredientes por cualquier otro que esté penando en el frigo:

  • El parmesano por cualquier otro queso. A esta verdura le va bien un queso más fuerte, como un azul.
  • El pimiento rojo por tomate seco, zanahoria o por pimientos de cualquier color.
  • Los trigueros y el calabacín por bimi, pimiento verde, puerro, cebolla tierna, guisantes, tirabeques…
  • El champiñón por cualquier otra seta, siempre cortada en láminas finísimas.

 

1 comentario en “Quiche de verduras sin masa

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.