Pan con chocolate

· Dificultad: baja
· Tiempo de preparación: 10′
· Tiempo total: 15′ (más una hora de refrigeración)

Hace cosa de un mes, estuvimos en el restaurante Ablanedo, en Madrid, a unos diez minutos andando del Templo de Debod. A parte de disfrutar de una velada estupenda, nos quedamos pampos con un sencillísimo y sabrosísimo postre: Pan con chocolate. Una untuosa mezcla de chocolate puro, aceite de oliva virgen extra y sal maldon sobre una fina tostada de pan crujiente.

Así que, teniendo en cuenta que ya había experimentado con la mezcla de chocolate y aceite con estas trufas, no tuve ningún complejo para ponerme manos a la obra con ésta. Igual que pasaba con el postre anterior, el chocolate de este otro se deshace con un agradable sabor oleoso con pequeños estallidos salados.

Eso sí, mi cruzada anti carbohidratos hace que no tenga pan normal en casa, así que aproveché unas láminas de pasta filo que últimamente se prodigan mucho por mi cocina. Sí, también son carbohidratos, soy plenamente consciente. Es un pecadillo que cometo de vez en cuando. La ligereza de la masa filo, no le resta nada de protagonismo al chocolate, y le añade un toque crujiente muy apetecible.

Todos los ingredientes los puedes encontrar en los lineales de Mercadona, y con esta ya llevo diez recetas Productos Mercadona.

Un postre extremadamente sencillo y rápido de preparar, en el que hay que tener cuidado únicamente con la temperatura a la que fundimos el chocolate.

– Para 4 personas –

Ingredientes

Elaboración

  1. Fundimos el chocolate al baño maría, sin sobrepasar los 50º C (120 ºF).
  2. Una vez fundido, retiramos del baño maría, añadimos el aceite, la sal y mezclamos con la espátula hasta que quede una crema homogénea y brillante.
  3. Disponemos la crema de chocolate en una fuente pequeña, de unos 10×10 centímetros, de manera que la crema tenga una altura de 1,5 centímetros aproximadamente y refrigeramos 1 hora.
  4. Cortamos por la mitad, a lo largo, las dos láminas de masa filo, con lo que conseguiremos 4 tiras de unos 15 x 36 centímetros.
  5. Las vamos doblando y pegando con agua hasta conseguir 4 obleas de unas 9 capas, de unos 15 x 4 centímetros.
  6. Pincelamos la parte superior con aceite y las metemos en el horno, previamente precalentado a 180ºC (350ºF), hasta que se doren, aproximadamente unos 10 minutos.

Emplatado

Cortamos el chocolate, ya frío, en cuatro trozos iguales y lo dejamos unos minutos a temperatura ambiente.

Disponemos nuestras onzas encima de la masa filo y calentamos brevemente la superficie del chocolate con el soplete de cocina.

Trucos y consejos

Esta elaboración es muy permisiva, porque no es necesario realizar un templado del chocolate, que, con diferencia, es la mayor dificultad que tiene el mundo del cacao. Eso sí, no pases de los 50º C (120 ºF) al fundirlos. Si no tienes termómetro, un sencillo truco es calentar el agua del baño maría a fuego medio (6 sobre 10) y, cuando el chocolate empiece a fundirse, mezclar enérgicamente con una espátula y cuando esté casi fundido del todo, retirar del fuego sin parar de remover. Una premisa de las elaboraciones con chocolate es que hay que mimarlas mucho, sin dejarlas ni un minuto desatendidas.

No hagas demasiada cantidad pensando que lo puedes guardar para otras cenas, las sucesivas refrigeraciones van a hacer que el chocolate pierda su característica fundente y cada vez será más mazacote.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.