Mini-choco-napolitanas

· Dificultad: baja
· Tiempo de preparación: 10′
· Tiempo total: 25′

Una de las primeras preguntas que me hace Alba cuando la recojo es esta: ¿qué vamos a cocinar? Así que, previendo esta situación, hago acopio de varios ingredientes para hacer varios de sus platos favoritos. Entre ellos, siempre compro una o dos masas de hojaldre con mantequilla.

No os creáis que Alba es especialmente rarita a la hora de comer, prácticamente come de todo y le gustan cosas tan sanas como las verduras, las legumbres, el pescado… pero bueno, también hay que endulzarse un poco la vida y preparamos algún que otro desayuno que se aparta de nuestra alimentación baja en carbohidratos. Y este, en concreto, ¡¡está riquísimo!!

Esta receta es sencillísima de preparar y perfecta para hacer con los niños, que disfrutan preparándola, viendo crecer el hojaldre en el horno y bañando las napolitanas en el almíbar.

– Para 12 mini-napolitanas –

Ingredientes

  • 1 base de hojaldre cuadrada con mantequilla
  • 120 g de chocolate negro en onzas
  • 1 huevo de corral
  • 50 g de azúcar
  • 1 cucharada de agua caliente

Elaboración

  1. Cortamos la lámina de hojaldre en 12 rectángulos, tal que así:
  2. Ponemos una onza de 10 g en el borde de cada uno de los rectángulos, de esta manera:
  3. Enrollamos cada uno de los rectángulos, comenzando por el lado donde hemos colocado la onza.
  4. Pincelamos con huevo batido ayudados por una brocha de cocina y los colocamos, con el cierre hacia abajo, en una fuente cubierta con papel de horno.
  5. Introducimos en el horno, previamente precalentado a 180ºC (360ºF), y horneamos durante 15 minutos o hasta que nuestras napolitanas adquieran un jugoso tono dorado.
  6. Mientras tanto, en un cazo, ponemos a calentar el azúcar a fuego medio (4 sobre 10) y, cuando se haya dorado levemente, echamos el agua caliente. Removemos despacio, retiramos del fuego y reservamos.
  7. Una vez que retiremos las napolitanas del horno, las colocamos en una rejilla y pincelamos con el almíbar.
  8. A continuación, esparcimos por encima unos fideos de chocolate o cualquier otro topping que tengamos por casa.

Emplatado

Una vez que se hayan atemperado, ya las puedes servir y prepararte a que desaparezcan de la fuente.

Trucos y consejos

Recuerda que el almíbar no se debe remover en ningún momento y, de paso, echa un vistazo a este artículo, para desentrañar todos los trucos del azúcar.

Si los comes justo en cuanto acaben de atemperarse, están perfectos, con el chocolate perfectamente derretido, pero si los dejas unas horas, también están deliciosos

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.