Mejillones en escabeche

· Dificultad: baja
· Tiempo de preparación: 15′
· Tiempo total: 25′ (más 2 días de escabechado)

Este verano, Carlos preparó unos mejillones en escabeche en la misma tierra del mejillón, la Ría de Arosa, con unos ejemplares magníficos. Al final me quedé con las ganas de probarlos porque tuve que volver a la capital, pero me quedé con esa picazón y esas ganas de probarlos.

Como amablemente me compartió su receta, sólo me quedaba encontrar unos mejillones dignos y en cuanto di con ellos, me faltó tiempo para poner el agua a cocer con el laurel.

Eso sí, en Madrid ya le hemos dado, a mayores, un toque picante del que somos tan fan. Si te gusta mucho el picante no te cortes con el tabasco y añade otra cucharadita más, pero con una sola para esta cantidad, el toque es perfecto si te gusta con un poco de gracia.

El sabor es fantástico y no tiene nada que ver con el de las conservas habituales. Quizás el de las premium sean otra cosa, pero, la verdad, son un platazo como entrante.

– Para 2 Kg de mejillones –

Ingredientes

  • 2 Kg de mejillones (incluida la concha)
  • 150 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 6 dientes de ajo
  • 4 hojas de laurel
  • 2 cucharaditas de pimentón de la Vera
  • 100 ml de vinagre de vino
  • 100 ml de vino blanco
  • 1 cucharadita de tabasco
  • Sal

Elaboración

  1. Limpiamos bien los mejillones y les quitamos las barbas.
  2. En una olla grande añadimos agua para cubrir la base, junto con una hoja de laurel.
  3. Ponemos a fuego fuerte y cuando empiece a hervir, añadimos los mejillones y tapamos.
  4. En dos o tres minutos todos se habrán abierto. Los retiramos del fuego.
  5. Cuando se hayan enfriado, los escurrimos, guardando el agua que han soltado los mejillones, los separamos de las conchas y reservamos.
  6. Colamos el agua de la cocción que hemos guardado y reservamos medio vaso (unos 100 ml).
  7. Ponemos el aceite en una sartén y calentamos a fuego medio.
  8. Cortamos los dientes de ajo en láminas y, cuando el aceite esté caliente, los echamos, junto con las hojas de laurel y empezamos a dorarlos.
  9. Cuando empiecen a estar un poco dorados, le echamos el pimentón de la vera y retiramos la sartén del fuego para que no se queme.
  10. Ligamos el pimentón y, a continuación, incorporamos el vinagre, el medio vaso del agua de cocer los mejillones y, después, el vino blanco.
  11. Añadimos los mejillones a la mezcla de la sartén y ponemos a fuego medio 5 minutos.
  12. Pasado este tiempo le añadimos el tabasco, salamos, pasamos los mejillones a una tartera y dejamos enfriar.
  13. Cuando estén a temperatura ambiente los metemos en el frigorífico.

Emplatado

A la hora de servirlos, sácalos un rato antes del frigorífico, porque el escabeche se espesa ligeramente. Además, al templarse, el escabeche tiene un sabor más intenso.

Trucos y consejos

Aunque se podrían consumir desde el momento en que estén a temperatura ambiente, según pasan las horas, están mucho mejor. Déjalos reposando, al menos, dos días.

Si los cierras bien y el escabeche cubre completamente los mejillones, se pueden mantener durante varios meses, aunque es preferible hacer menos y consumirlos en las primeras semanas.

Si puedes hacerte con mejillones grandes, no dejes pasar la oportunidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.