Lubina a la espaldallega

· Dificultad: baja
· Tiempo de preparación: 15′
· Tiempo total: 50′

Hay quien piensa que comer un rico pescado en casa puede resultar muy complicado, pero quizás el paso más complejo sea hacer la compra, porque lo que es por la elaboración, no tiene ninguna complicación siempre que tengas un horno a mano.

Lo más importante para triunfar con esta o cualquier otra receta de pescado, es conseguir una buena materia prima y controlar los tiempos de horneado, para no encontrarnos al final de la preparación con una suela de zapato. Si tienes esto en cuenta, esta es una forma muy sana, rápida y sencilla de comer pescado.

No os olvidéis de pedirle a vuestro pescadero de confianza que la queréis para hacerla a la espalda. Con esto conseguiréis una lubina descamada, abierta en dos lomos y sin la espina central. La cabeza es opcional.

– Para 2 personas –

Ingredientes

  • 1 lubina de 1 kg
  • 2 patatas medianas
  • Perejil
  • 50 ml de vino blanco
  • 4 dientes de ajo
  • Pimentón de la vera
  • Mantequilla
  • Aceite de oliva Vírgen extra
  • Sal

Elaboración

  1. Ponemos a precalentar el horno a 180ºC (350ºF) con calor arriba y abajo.
  2. Pelamos las patatas, las cortamos en rodajas de unos 5 mm de grosor y sazonamos con sal.
  3. Las disponemos en una bandeja refractaria, preferiblemente con bordes altos, las regamos con un poco de aceite de oliva y espolvoreamos con el perejil fresco.
  4. Introducimos las patatas al horno y las cocinamos durante 30 minutos.
  5. Mientras tanto, lavamos la lubina, la salamos y aprovechamos para quitar la mayoría de las espinas interiores, que no suele quitar el pescadero.
  6. Una vez que las patatas estén listas, en la misma bandeja de horno disponemos la lubina con la piel hacia abajo, regamos con un chorrito de aceite de oliva, el vino blanco y volvemos a introducir en el horno.
  7. Dependiendo del peso de la lubina tardará más o menos. Una lubina de 1 kg, estará lista en unos 15 minutos.
  8. Cuando estemos en los últimos cinco minutos de horno, ponemos una uña de mantequilla en una sartén y ponemos a fuego medio.
  9. Cortamos en láminas los dientes de ajo y cuando la mantequilla de la sartén espume, los echamos y empezamos a dorarlos.
  10. Cuando empiecen a estar un poco dorados, le echamos el pimentón de la vera y retiramos la sartén del fuego para que no se queme.
  11. Seguimos removiendo, para ligar bien la ajada.

Emplatado

Para que el plato quede bonito, lo mejor es disponer la lubina en un plato aparte para evitar que se rompa al intentar recabar las patatas, que se suelen pegar a la bandeja. Una vez que tengamos todas las patatas separadas, emplatamos con una base de patata panadera, colocamos con cuidado un lomo de la lubina y la regamos con la ajada.

Lubina a la espaldallega

Trucos y consejos

Aunque lo decía al principio, insisto, hay que indicarle al pescadero que queremos el pescado para hacer a la espalda, para evitarnos la tarea del descamado y la de desespinar, que puede llevar un rato largo.

 

Con respecto a los tiempos de horno, la verdad es que cada horno es un mundo, aunque dependiendo del peso y el pescado, esta sería una buena tabla:

  • Lubina de 1 kg: 15 minutos, de 600 g: 12 minutos
  • Dorada: 1 kg: 16 minutos, de 600 g: 13 minutos
  • Besugo de 1 kg: 20 minutos

Si consigues una pieza grande, añade 10 minutos más por cada kilo extra.

La mejor forma de acompañar este pescado es con un buen vino blanco fresquito y con unos mejillones al vapor con receta brevísima: una olla con tapa, agua para cubrir la base, un chorro de vino blanco, una hoja de laurel, los mejillones bien limpios y poner a cocer. ¡En dos minutos tendréis un acompañamiento perfecto!

Mejillones al vapor

2 comentarios en “Lubina a la espaldallega

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.