Esto no es salmorejo

· Dificultad: baja
· Tiempo de preparación: 5′
· Tiempo total: 15′ (más 1 hora de confitar el ajo)

¿Cuál es uno de los platos estrella en verano? El gazpacho, claro, pero el que está arrasando los últimos años, el hit de los hit, es su primo hermano… el salmorejo. Ese plato que tiene cofradía, del que se ha solicitado que se declare Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, cuya receta está enmarcada en la calleja del salmorejo cordobés en la mismísima Córdoba.

Y claro, con esos mimbres, a ver quién es el guapo que se atreve a innovar y tener el cuajo de seguir llamándolo Salmorejo, así, con letra capitular.

Yo no, por eso esta receta deja claro que “Esto no es salmorejo”. Se basa en el salmorejo, sí, pero NO es salmorejo, repito, NO es salmorejo. No quiero que nadie se confunda, me excomulgue de la iglesia del salmorejo, me breen como a Jamie Oliver por su paella con chorizo y promulguen una fatwa para acabar conmigo. Esto NO es el salmorejo.

Pero aunque no sea salmorejo clásico cordobés, por si no ha quedado claro, te puede llegar a gustar tanto o más, sólo es cuestión de probar.

Esta receta está hecha con Thermomix, que es un gran aliado para todo lo relacionado con cremas y salsas y te facilita mucho la vida. Sin embargo, no es imprescindible. Si no tienes Thermomix a mano, los tiempos se extenderán un poco más porque habrá que batir más tiempo, pero el orden de los pasos será el mismo.

Ojo, el tiempo se amplía 1 hora si hacemos el ajo confitado, que lo preparo en la crockpot y ya sabemos cómo es una olla de cocción lenta… muy lenta.

– Para 6 personas –

Ingredientes

  • 1,5 Kg de tomates pera muy maduros
  • 2 dientes de ajo confitados (según esta receta)
  • 1 diente de ajo crudo
  • 2 tomates secos
  • 100 g de pan de cristal
  • 150 ml de aceite de oliva virgen extra variedad arbequina
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra variedad picual
  • 10 g de sal
  • 100 g de jamón serrano en lonchas finas
  • 3 huevos de corral

Elaboración

  1. Ponemos un cazo con agua a fuego fuerte, cuando empiece a hervir introducimos el huevo y cocemos durante 10 minutos.
  2. Una vez cocido, lo metemos en agua con hielo, para cortar la cocción. Lo pelamos, machacamos con un tenedor y reservamos.
  3. Disponemos el jamón en la bandeja de horno con la base cubierta con papel sulfurado y lo introducimos en el horno a 150ºC (300ºF) alrededor de 7 minutos.
  4. Lo dejamos enfriar en una rejilla, ya que pasados unos minutos estará más crujiente y partimos en trozos grandes y alargados. Reservamos.
  5. Pelamos el diente de ajo crudo, cortamos los tomates en dos y el pan en trozos pequeños.
  6. Ponemos los tomates y los ajos (el crudo y los confitados) en el vaso de la Thermomix y programamos 2 minutos a velocidad 10.
  7. Añadimos el pan y la sal y programamos 1 minuto a velocidad 10.
  8. Programamos 1 minuto a velocidad 5, vertemos el aceite en el cubilete de la Thermomix y lo volcamos poco a poco, cayendo a hilo.
  9. Lo pasamos a una jarra y refrigeramos.

Emplatado

El emplatado clásico funciona de maravilla: salmorejo fresquito, habiendo reposado 15 minutos fuera de la nevera, un poco de jamón, otro de huevo duro y un hilo de un buen aceite de oliva virgen extra.

Trucos y consejos

Como he aumentado bastante el ajo, tenlo en cuenta, porque a medida que pasan los días, se acentúa su sabor.

Si en el primer paso de la Thermomix, aún vieras alguna piel o semilla del tomate, añadimos tramos de 10 segundos a velocidad 10.

Si en el segundo paso de la Thermomix quedaran grumos o una textura demasiado gorda, añadimos tramos de 10 segundos a velocidad 10.

Si en el tercer paso de la Thermomix no hubiera emulsionado bien el aceite, añadimos tramos de 20 segundos a velocidad 5.

1 comentario en “Esto no es salmorejo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.