Ensalada de mozzarella, tomate, aguacate y pesto

· Dificultad: baja
· Tiempo de preparación: 10′
· Tiempo total: 10′ (más 1 hora de confitar el ajo)

Hoy toca una de esas ensaladas recurrentes que solemos hacer en casa de manera habitual. Sencilla, fresca, económica y muy completa.

La receta de la salsa pesto, de la que me he convertido en un gran fan, la adapto al uso que le vaya a dar. En este caso he ampliado la cantidad de albahaca, porque me interesa que tenga un sabor predominante y lo bato a velocidad más alta, para licuarla más, de manera que se pueda mezclar mejor con el resto de ingredientes.

Como en todos los platos sencillos, la clave es la calidad de los ingredientes y, en este caso, tengo la suerte de poder acceder a tomates y albahaca de las huertas de mis padres y de la Fundación Capacis. Como ya estamos en la época de la inflorescencia de la albahaca, también he aprovechado a añadir flores de albahaca, que tienen un sabor similar al de las hojas, pero no tan profundo, y con un dulzor muy agradable.

Ojo, el tiempo se amplía 1 hora si hacemos el ajo confitado, que lo preparo en la crockpot y ya sabemos cómo es una olla de cocción lenta… muy lenta.

– Para 4 personas –

Ingredientes salsa pesto (las medidas en tazas de té)

  • Tres tazas de hojas de albahaca fresca
  • Una taza de cilantro
  • Una taza de anacardos al natural
  • Cuatro dientes de ajo confitados (según esta receta)
  • Una taza de queso parmigiano reggiano rallado (mejor rallado por nosotros)
  • Dos tazas de aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Ingredientes ensalada

  • 1 buen tomate grande (rosa, raf, corazón de buey…)
  • 1 aguacate grande
  • El tallo de una cebolleta
  • 2 bolas de una buen mozzarella de búfala
  • Aceitunas de Campo Real
  • 1 cucharada de flores de albahaca
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal en escamas
  • Pimienta negra recién molida

Elaboración salsa pesto

  1. Trituramos en la picadora las hierbas, los anacardos, el ajo y el queso rallado a velocidad media-alta.
  2. Añadimos la sal y poco a poco el aceite de oliva y mezclamos a velocidad media hasta que integre toda la salsa.

Elaboración ensalada

  1. Cortamos el tomate y el aguacate en gajos finos, la cebolleta en rodajas muy finas y reservamos.
  2. Sacamos la mozzarella de su recipiente y desechamos el suero.

Emplatado

Colocamos el tomate en la base y aliñamos con un poco de aceite y sal. Disponemos alrededor el aguacate y por encima la cebolleta.

Rompemos la mozzarella en trozos pequeños con las manos y la disponemos por encima.

Añadimos las aceitunas, la salsa pesto y, encima de ésta, disponemos las flores de albahaca.

Aliñamos ligeramente con aceite y salpimentamos a nuestro gusto.

Trucos y consejos

Hemos probado diferentes variedades de la caprese infinidad de veces y, no sé por qué, pero el hecho de romper la mozzarella con la mano, nos da la sensación de que le aporta más sabor que cortándola en rodajas con el cuchillo.

Si encuentras una buena mozzarella de búfala, mejor, si das con un buen tomate, fantástico y si eliges un gran aceite, lo bordas. Al final, en platos sencillos y con ingredientes crudos, la diferencia la marca un buen producto y un buen aliño.

Hay ingredientes que no son obligatorios, como las aceitunas, la cebolleta o el ajo confitado para el pesto, pero le dan un plus.

Hay otros ingredientes que son perfectamente intercambiables, como los anacardos (por cualquier otro fruto seco) o el cilantro (por cualquier otra aromática). A gusto de cada cual.

Por cierto, con las cantidades incluidas en esta receta, conseguimos una cantidad de pesto importante, que podrás utilizar en muchas más elaboraciones. El problema de esta salsa es que si pones poca cantidad en la picadora, no se tritura ni se mezcla lo suficiente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.