Ensalada de bonito con huevo mollet

· Dificultad: baja
· Tiempo de preparación: 5′
· Tiempo total: 10′

Una nueva receta, una nueva ensalada… y una nueva apuesta por la alimentación baja en carbohidratos.

Y, por si fuera poco, también incluyo uno de mis ingredientes favoritos: el huevo. Este pedazo de ingrediente ha pasado, de estar defenestrado, a ser un superalimento, aquí no tenemos medida. En esta ocasión, en formato huevo mollet, con la clara cuajada y la yema muy líquida, para aportarle un extra de cremosidad al plato.

Al igual que no hace mucho que he redescubierto la tortilla francesa, he encontrado un nuevo catálogo de sabores en un simple huevo campero de gallina, con tan sólo variar su tiempo de cocción o probando diferentes técnicas de escalfado para encontrar el huevo poché perfecto. El huevo, ese ingrediente maravilloso.

En esta receta también he aprovechado el cebollino y la cebolleta de nuestro huerto urbano, otro extra que le da más encanto al plato… como que te sabe mejor, oye.

– Para 2 personas –

Ingredientes

  • 1 huevo campero
  • 1 aguacate
  • 100 g de un buen bonito en aceite
  • 1 bola de mozzarella de 125 g
  • 2 hojas de cebollino
  • El tallo verde de una cebolleta
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta
  • Sal maldon

Elaboración

  1. Ponemos un cazo con agua a fuego fuerte, cuando empiece a hervir introduce el huevo y cocemos durante cinco minutos exactos. Lo introducimos en agua con hielo, para cortar la cocción y lo pelamos.
  2. Cortamos el aguacate y la mozzarella en dados y las cebolletas y el cebollino en rodajas finas.

Emplatado

En un bol distribuimos los dados de aguacate y mozzarella. Regamos con aceite de oliva virgen extra y sal maldon.

Sin escurrir demasiado, cogemos unos troncos de bonito y colocamos por encima. Regamos con el cebollino y la cebolleta, encima de todo colocamos el huevo mollet y por último añadimos sal maldon y pimienta.

Trucos y consejos

Esta ensalada no tiene misterio. Simplemente contiene una combinación de sabores muy clásica, que funciona.

Únicamente ten cuidado con el único paso que necesita cuidado… el tiempo de cocción del huevo, porque con él queremos aportar cremosidad, no una yema en formato polvorón.

Yo tengo la manía de regar con aceite y sal las diferentes capas cuando monto una ensalada, así no se “desmonta” al mezclarla en la mesa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.