Dahl a lo mercadona

· Dificultad: baja
· Tiempo de preparación: 20′
· Tiempo total: 3:20 h

Uno de los primeros platos que preparé en la crockpot fue una crema de lenteja roja que estaba deseando hacer desde que vi la receta en el fabuloso blog de Marta Miranda.

La tenía metida en la retina y en cuanto encontré una tienda clásica con legumbres al peso que tenía una cesta con esas maravillosas lentejas de color anaranjado, no tardé ni un segundo en hacerme con un kilo. Poco después encontré bolsas de medio kilo en la zona de comida bio de Carrefour, que por supuesto, me agencié… y después nada, en ninguno de los grandes supermercados de mi zona.

Es uno de los productos que ansío y por el que deambulo con la mirada perdida por los lineales de legumbres secas. Y por casualidad, en una de mis búsquedas en el Mercadona de al lado de mi casa, hace poco apareció una bolsa con aspecto de comida sana. Ya sabes, ese verde que rememora la comida biológica y que llamó mi atención. Qué sorpresa cuando descubrí que ahí dentro parecía haber unas lentejas rojas, acompañadas de hermanas de otro color y de un grano extraño… espelta, según la etiqueta.

Me dije: “Con esta bolsa tiene que salir un dahl de aquella manera que va a ser la envidia de mis vecinos”. Y ya puestos, como utilicé un producto muy específico de Mercadona, me dije: “Y no sólo eso, voy a pillar todos los ingredientes en la misma compra de Mercadona”. El sumun fue cuando no encontré una de las claves del sabor de este plato: las vainas de cardamomo, en un formato tradicional y, aunque es uno de esos productos que siempre tengo en casa, para no hacer trampas y seguir con la premisa que me había impuesto, me solté la melena y compré el único formato en el que encuentras el cardamomo actualmente en Mercadona… con estos ¡botánicos para gintonic!

Esto último me permitió añadir alguna variación que ya había ido acumulando en mis anteriores dahl, más canónicos, pero, aún así, cada vez más especiados.

Y así salió el ¡dahl a lo mercadona!, como diría Borja, de quevidamastriste.

– Para 10 personas (crockpot de 3,5l) –

Ingredientes

Elaboración

  1. Cortamos en mirepoix la cebolla y reservamos.
  2. Sin haber puesto previamente en remojo, introducimos las lentejas en la olla de cocción lenta.
  3. Añadimos los tomates, reservando el líquido del bote y los rompemos con la mano dentro de la olla mientras los mezclamos con las lentejas.
  4. Añadimos la cebolla picada, las especias en polvo (curry, cúrcuma y comino), las dos ramas de canela y en un infusor de té, las especias en grano (cardamomo, pimienta roja, anís y cayena).
  5. Incorporamos el agua, el líquido del bote de tomate, un poco de sal y removemos para que quede bien mezclado.
  6. Programamos 3 horas en ALTA y cocinamos con la olla tapada. A las dos horas de cocción removemos bien para distribuir el contenido del guiso.
  7. Cuando finalice la cocción, desechamos las especias en grano y la canela, rescatamos las semillas de dos vainas de cardamomo y las añadimos al guiso.
  8. Trituramos con una batidora y colamos si queremos que la textura quede más fina.
  9. Añadimos la leche de coco, el zumo de la lima y mezclamos bien.
  10. Rectificamos de sal y picante, con unas gotas de tabasco, si es necesario.

Emplatado

Este plato debe servirse caliente y le puedes añadir cebollino picado o, como hice yo, unas flores de cebollino (aprovechando que las tengo disponibles en mi huerto urbano) y unos palitos de zanahoria, para añadir un toque crujiente.

Trucos y consejos

Como la bolsa de lentejas cuenta con espelta, un grano, he ampliado bastante la cantidad de agua con respecto a la receta original, previendo que, de no hacerlo así, quedara una crema demasiado espesa.

Estas lentejas no tienen que ponerse previamente en remojo, con lo que no necesitamos ninguna preparación u organización previa, como ocurre con otras legumbres.

A esta crema, tan especiada, le sienta muy bien el picante y puedes añadir unas gotas de tabasco o unas rodajas de piparra, que también le añadirán otro toque crujiente.

Si durante la cocción te parece que el dahl está muy seco, rectifica con un poco de agua caliente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.