Crepes de desayuno

· Dificultad: baja
· Tiempo de preparación: 15′
· Tiempo total: 30′

Los fines de semana que tengo a Alba siempre hacemos crepes para desayunar. Son nuestra bomba de carbohidratos y azúcares particular.

Es una receta sencillísima de preparar y perfecta para hacer con niños, que disfrutarán enormemente mientras encuentran su combinación perfecta de ingredientes.

– Para 8 crepes (20 cm de diámetro) –

Ingredientes crepes

  • 80 g de harina de trigo
  • 20 g de harina de espelta
  • 40 ml de leche entera
  • 1 huevo de corral
  • 1 cucharada de café de pasta concentrada de toffee
  • 15 g de mantequilla sin sal
  • 1 pizca de sal

Ingredientes relleno

  • 40 g de nueces de california
  • 10 g de nueces pecanas
  • 2 cucharadas de miel
  • jarabe de arce

Elaboración de los crepes

  1. En un bol tamizamos los dos tipos de harina junto con la sal, hacemos un pequeño cráter en el centro y añadimos la leche.
  2. Batimos bien con unas varillas y cuando tengamos una textura bastante líquida, le añadimos el huevo y continuamos batiendo.
  3. Derretimos la mantequilla en la sartén donde después haremos los crepes, la añadimos y continuamos batiendo.
  4. Dejamos reposar la mezcla durante un cuarto de hora.
  5. Calentamos a fuego medio-fuerte (7 sobre 10) la sartén donde derretimos la mantequilla y con un cucharón vertemos la mezcla.
  6. Giramos la sartén para que la mezcla cubra toda su base.
  7. Dejamos el crepe alrededor de 15 segundos (hasta que veamos que no queda mezcla líquida en la superficie) y le damos la vuelta con ayuda de una espátula.
  8. Le volvemos a dejar otros quince segundos, la retiramos de la sartén con la espátula y seguimos vertiendo la mezcla.

Elaboración del relleno

  1. Rompemos las nueces en trozos pequeños y mezclamos con la miel en un pequeño bol.

Emplatado

El mundo de los crepes es libre como el que más, pero la forma de emplatarlo que más me gusta es, sobre un crepe, colocar de manera longitudinal la mezcla de miel y frutos secos, y sobre ésta añadir unas gotas generosas de jarabe de arce y, finalmente, yo soy más de enrollarlo que de doblarlo como un pañuelo.

Crepe enrollada

Trucos y consejos

El momento de empezar a verter la mezcla en la sartén es cuando los restos que quedaron de la mantequilla estén empezando a espumar (a dorarse y chisporrotear). La cantidad de mezcla será la que permita cubrir toda la base de la sartén (de unos 20 cm de diámetro) dejando una capa lo más fina posible. El primer crepe sale feo y un poco aceitoso, pero está igual de rico.

Con una miel con mucho aroma, como la de tomillo o romero, los frutos secos ganan enteros.

Esta receta permite muchas variaciones, algunas sutiles, como cambiar la pasta de toffee por otra de vainilla bourbon o violetas, u otras más intensas, como cambiar parte de la harina por cacao en polvo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.