Crema de brócoli, espárragos, salicornia y huevo mollet

· Dificultad: baja
· Tiempo de preparación: 15 ‘
· Tiempo total: 35 ‘

Esta semana estamos en plan verde, comiendo mucho vegetal y tal. Con este plan de comida corres un riesgo: que acabes hasta las narices de comer siempre lo mismo. Es por eso que tirando de una pequeña parte de los ingredientes vegetales que habíamos comprado para esta semana y una lata de espárragos, improvisé algo diferente y menos aburrido: una crema de brócoli para chuparse los dedos.

Además, para que este plato no quedara flojo y poco equilibrado, le añadimos un aporte de proteínas (el huevo mollet) y las tan necesarias grasas (nuestro querido AOVE).

Con esta combinación, tenemos un plato sabroso, con su toque untuoso, cremoso, crujiente… ¡delicioso! y perfectamente low-carb, ¿qué más se puede pedir?

– Para 4 personas –

Ingredientes

  • 1 brócoli
  • 50 g de tomate seco
  • 1 cebolla
  • 50 g de guisantes
  • 1 l de caldo de pollo
  • 1 lata grande de espárragos
  • 100 g de salicornia
  • 4 huevos de corral
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Agua

Elaboración

  1. Salteamos la salicornia con una pizca de aceite de oliva virgen extra durante unos 2 o 3 minutos. Reservamos.
  2. Ponemos una cazuela alta a fuego medio (5 sobre 10), con unas cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  3. Cortamos la cebolla en juliana y ponemos a sofreír en la cazuela alta y, cuando empiece a pocharse, añadimos el tomate seco.
  4. Mientras, cortamos el brócoli en ramilletes, aprovechando también el tallo, que pelaremos y cortaremos en cubos.
  5. Cuando tengamos cortado el brócoli, lo añadimos a la cazuela junto con el caldo y los guisantes.
  6. Tapamos y mantenemos a fuego bajo-medio  (4 sobre 10) durante 15 minutos.
  7. Mientras tanto, cortamos los espárragos blancos en trozos de unos tres/cuatro dedos.
  8. Cuando queden 5 minutos para finalizar la cocción, ponemos un cazo con agua a fuego fuerte (8 sobre 10). Cuando empiece a hervir introducimos los huevos y cocemos durante 5 minutos exactos. Los metemos en agua con hielo, para cortar la cocción y los pelamos.
  9. Una vez cocida la verdura, retiramos del fuego y le pasamos la batidora hasta que quede una crema suave.

Emplatado

Servimos un par de cazos en un plato hondo y le añadimos los espárragos con algo de gracia.

Por encima colocamos la salicornia y el huevo mollet abierto, para que se pueda acceder a la yema fácilmente.

Trucos y consejos

Cuando improvisé ayer este plato, no tenía más que espárragos de pequeño calibre. Con los gordos, seguro que gana en sabor y en presencia.

Si en lugar de una batidora normalita, tienes un robot de cocina (Thermomix o similar), mejor, porque la crema de verduras quedará mucho más fina y homogénea.

La salicornia es un capricho prescindible para la receta. Cuando lo encuentro, lo utilizo en muchos platos, pero no es ni mucho menos indispensable. Si no tienes, utiliza algún otro ingrediente crujiente, como frutos secos con un poco de sal.

Igual que preparas una crema de brócoli, puedes hacer una de coliflor o de romanesco, la cuestión es tirar de crucíferas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.