Costillas carolina-honey

· Dificultad: baja
· Tiempo de preparación: 40′
· Tiempo total: 7:40 h

Llevaba con una espinita clavada mucho tiempo, esa que tienes cuando hay un plato, relativamente básico, que no sabes cómo replicar (ya sabes, una receta secreta, como la de la Coca-Cola o una receta de la abuela de la sobrina de tu vecina) y, por si eso fuera poco, tratándose de uno en el que todos mis conocidos coinciden en que es de los más redondos: las costillas Carolina Honey del Tony Roma’s.

Después de investigar por la red sobre cómo hacer esta fantástica salsa, di con esta receta, basada en los adobos de la zona de Carolina del Sur, con base de mostaza y miel. He hecho unos cuantos cambios, tanto en los ingredientes, como en la elaboración, pero la base de la receta de esta salsa es realmente buena.

Una vez con la receta en mi poder, sólo me faltaba encontrar uno de los ingredientes que, por cierto, no me sonaba de nada: el humo líquido. Resulta que este ingrediente es bastante habitual en el continente americano y una buena amiga venezolana afincada en la capital, Diana, me regaló esa delicia líquida: Stubb’s Hickory Liquid Smoke. Su objetivo es proporcionar el “sabor dulce ahumado del nogal“.

Finalmente, lo preparé un fin de semana con Alba y quedó encantadísisisima con el resultado. Después de haber preparado costillas de varios tipos y formas en la crockpot, éstas se han convertido en nuestras favoritas del tirón. Se complica un poco más que la extra-fáciles de preparar costillas barbacoa, pero el resultado merece mucho la pena. Además, con estas cantidades, la salsa te da para dos tandas de costillas.

– Para 4 personas (crockpot de 3,5l) –

Ingredientes costillas

  • 1 kilo y medio de costillar de cerdo
  • 8 patatas pequeñas
  • 2 tallos de romero fresco
  • Sal fina
  • Pimienta negra recién molida
  • Sal gruesa

Ingredientes salsa carolina-honey

  • 2 cebollas dulces
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 taza de mostaza de Dijon
  • 1/2 taza miel
  • 1/2 taza de sirope de arce
  • 3/4 de taza de vinagre de manzana
  • 1/4 de taza de agua
  • 1/4 de taza de ron añejo
  • 1 cucharadita de pimentón de la Vera
  • 1 cucharadita de pimienta negra recién molida
  • 1/4 de cucharadita de cayena molida
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 1 cucharada de humo líquido

Elaboración

  1. Lavamos las patatas y, sin pelarlas, las distribuimos en el fondo de la crockpot y le añadimos sal gruesa
  2. Salpimentamos las costillas y las colocamos en la olla de cocción lenta, de pie, encima de las patatas.
  3. Quemamos las hojas de romero con el soplete y las introducimos en la olla de cocción lenta.
  4. Tapamos y cocinamos durante 7 horas en BAJA.
  5. Cortamos en brunoise las cebollas y las ponemos en una sartén, con una cuchara de aceite, a fuego medio (6 sobre 10) y pochamos durante unos 20 minutos.
  6. Ponemos la cebolla pochada junto con el resto de los ingredientes de la salsa (menos el humo líquido y la soja) en un cazo, los mezclamos bien con unas varillas y ponemos a fuego medio-alto (8 sobre 10).
  7. Cuando llegue a ebullición, bajamos a fuego medio-bajo (4 sobre 10) y dejamos reducir hasta la mitad del volumen inicial, alrededor de 40 minutos.
  8. Añadimos el humo líquido, la soja y mantenemos en el fuego 10 minutos más. Reservamos.
  9. Cuando queden cinco minutos para que estén las costillas, precalentamos el horno a 150ºC (300ºF) con calor arriba y abajo.
  10. Sacamos el costillar con mucho cuidado, para que no se deshaga, y lo colocamos en una bandeja de horno.
  11. Pintamos el costillar por ambos lados con la salsa y lo introducimos en el horno durante 10 minutos.
  12. Pasado el tiempo, volvemos a pincelar por ambos lados, le damos la vuelta al costillar y lo mantenemos en el horno otros 10 minutos.
  13. Repetimos una vez más la operación y ya lo tendremos listo.

Emplatado

Sacamos con mucho cuidado el costillar, aunque en el horno se habrá compactado un poco. Le añadimos las patatas y, en un bol aparte, ponemos una buena salsa barbacoa para acompañar.

Trucos y consejos

El humo líquido lo puedes comprar en las tiendas Taste of America, pero si no das con él, utiliza una buena salsa barbacoa. En este caso, añade 2 cucharadas en lugar de una.

Selecciona un buen costillar, que tenga el hueso completo y una buena salsa barbacoa que acompañe: cualquier variedad de Stubb’s, Sweet Baby Ray o Hunts te harán salivar sin remedio.

Al colocar las costillas en la olla de cocción lenta, puedes enroscarlas para que entren bien. Es importante que queden de pie, encima de las patatas, para que no se cuezan con el líquido de la cocción de la carne.

Si el costillar se empieza a tostar cuando esté en el horno, tápalo con papel de aluminio para que no se seque. Destápalo los últimos cinco minutos para que se dore lo justo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.