Carpaccio de tomate con burrata

· Dificultad: baja
· Tiempo de preparación: 5′
· Tiempo total: 5′ (más 1 hora de confitar el ajo)

Aunque ya estamos en plena época de frío intenso, eso no significa que no podamos disfrutar de una ensalada jugosa y fresquita.

Se trata de una solución perfecta para una cena rápida y ligera, en la que podemos disfrutar de un ingrediente tan maravilloso como es la burrata. Este queso cremoso, el pariente rico de la mozzarella, que antes costaba mucho encontrar y ahora ya lo tenemos en casi cualquier super (espero con ansia que Mercadona lo añada a su catálogo de referencias).

Esta ensalada es el paradigma de la sobriedad: una base de productos sencillos pero sabrosos. Por eso es tan importante hacerse con buena materia prima. Un buen tomate rosa, carnoso y con sabor profundo, una burrata cremosa y de sabor potente y el resto de ingredientes para resaltar su sabor: albahaca fresca, un buen aceite de oliva virgen extra, escamas de sal… y como toque final, un buen pesto casero. La receta de la salsa pesto, de la que me he convertido en un gran fan, la adapto al uso que le vaya a dar. Una parte de cilantro y dos de albahaca me parece la combinación perfecta para esta ocasión.

No creo haber colgado en este blog una receta más sencilla que ésta, que no requiere ni habilidad ni apenas tiempo de preparación.

Ojo, el tiempo se amplía 1 hora si hacemos el ajo confitado, que lo preparo en la crockpot y ya sabemos cómo es una olla de cocción lenta… muy lenta.

– Para 4 personas –

Ingredientes salsa pesto (las medidas en tazas de té)

  • 2 tazas de hojas de albahaca fresca
  • 1 taza de cilantro
  • 1/2 taza de anacardos al natural
  • 1/2 taza de nueces de macadamia
  • 2 dientes de ajo confitados (según esta receta)
  • 1 taza de queso parmigiano reggiano rallado (mejor rallado por nosotros)
  • 2 tazas de aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Ingredientes ensalada

  • 1 muy buen tomate grande (rosa, raf, corazón de buey…)
  • 2 hojas de albahaca fresca
  • 1 burrata
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal en escamas

Elaboración salsa pesto

  1. Trituramos en la picadora las hierbas, los frutos secos, el ajo y el queso rallado a velocidad media.
  2. Añadimos la sal y el aceite de oliva a hilo, mezclando con una espátula hasta que integre toda la salsa.

Elaboración ensalada

  1. Cortamos con la mandolina (o con un buen cuchillo si tienes pericia) el tomate en láminas finísimas y reservamos.
  2. Cortamos las hojas de albahaca en juliana y reservamos.
  3. Sacamos la burrata de su recipiente y desechamos el suero.

Emplatado

Colocamos el carpaccio de tomate en la base, disponemos la juliana de albahaca y aliñamos con un poco de aceite y escamas de sal.

Colocamos la burrata en el centro, con un cuchillo hacemos dos cortes en cruz en la parte superior y le añadimos la salsa pesto.

Aliñamos ligeramente con aceite y salpimentamos a nuestro gusto.

Trucos y consejos

Si encuentras una buena burrata, mejor, si das con un buen tomate, fantástico y si eliges un gran aceite, lo bordas. Al final, en platos sencillos y con ingredientes crudos, la diferencia la marca un buen producto y un buen aliño.

Hay ingredientes que son perfectamente intercambiables, como los anacardos (por cualquier otro fruto seco) o el cilantro (por cualquier otra aromática). A gusto de cada cual.

Por cierto, con las cantidades incluidas en esta receta, conseguimos una cantidad de pesto importante, que podrás utilizar en muchas más elaboraciones. El problema de esta salsa es que si pones poca cantidad en la picadora, no se tritura ni se mezcla lo suficiente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.