Cake pops de Halloween (con molde)

· Dificultad: media
· Tiempo de preparación: 1:30 h
· Tiempo total: 2 h

Este fin de semana Alba venía con un objetivo clarísimo en la cabeza: hacer un postre para Halloween con las siguientes premisas:

  • Que fuera muy de Halloween, vamos, que tuviera algún moucho (por eso de “Mouchos, coruxas, sapos e bruxas…“)
  • Que estuviera personalizado especialmente para uno de sus primos, al que no le gusta demasiado el chocolate negro, pero le encanta el blanco…
  • … pero que, aún así, que le gustara a los amantes del chocolate negro.

Le dimos muchas vueltas y tuvimos muchos dulces candidatos, aunque ella ya tenía en la cabeza un postre que hacía más de un año que no hacíamos: cake pops.

Para cumplir la primera premisa, decidimos hacer cake pops monstruosos, que tuvieran uno o múltiples ojos, a lo Mike Wazowski & CO de Monstruos S.A., con toppings de diferentes formas y colores.

Para la segunda y la tercera premisas, decidimos hacer dos cosas:

  • Una masa marmolada, para que la mitad de la masa fuera de vainilla y la otra mitad de cacao.
  • Preparar dos coberturas diferentes: chocolate negro y chocolate blanco, pero eso sí, coloreado para la ocasión.

Este postre es bastante laborioso. Para que la cobertura quede bien, hay que dedicarle unos minutos a cada uno. Nosotros lo hicimos en cadena: yo bañando las esferas con la cobertura y quitando el exceso y Alba con la decoración, que para eso hace falta una imaginación más despierta.

Lo mejor de todo es que casi todos los pasos los puede hacer un niño, de hecho, los hizo Alba. Hay que tener cuidado, y eso sí que es recomendable que lo haga un adulto, en el primer paso, cuando batimos la mantequilla con el azúcar, porque la pared de la cocina puede acabar fácilmente enfoscada con esta mezcla. Como siempre, hay que tener cuidado con el horno y el agua del baño maría, pero con una pequeña supervisión es suficiente.

– Para alrededor de 40 cake pops –

Ingredientes cake pops

  • 250 g de mantequilla pomada
  • 200 g de azúcar
  • 4 huevos
  • 200 g de harina de trigo
  • 50 g de cacao en polvo
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

Ingredientes cobertura

  • 200 g de chocolate negro
  • 200 g de chocolate blanco
  • Colorante alimenticio
  • Ojos de azúcar
  • Toppings variados

Elaboración cake pops

  1. Ponemos la mantequilla en un bol junto al azúcar y batimos a velocidad lenta con una batidora de varillas, hasta que se mezcle perfectamente.
  2. Añadimos un huevo, continuamos batiendo con la batidora de varillas y, cuando consigamos una masa integrada, añadimos el siguiente, repitiendo esta misma operación con los cuatro huevos.
  3. Separamos la masa en dos bol.
  4. En uno añadimos la vainilla y la integramos bien en la masa. Después tamizamos 125 g de harina, mezclamos con una espátula en movimientos envolventes, metemos en una manga y reservamos.
  5. En el otro, tamizamos 75 g de harina y los 50 de cacao, mezclamos bien, metemos en una manga y reservamos.
  6. Abrimos el molde de cake pops y rellenamos hasta la mitad cada hueco del molde (que no tiene agujero) con la masa de vainilla.
  7. Rellenamos lo que queda del molde con la masa de chocolate y cerramos con la tapa (que tiene agujero).
  8. Introducimos en el horno, previamente precalentado, a 180ºC (350ºF) durante 20 minutos.
  9. Pasado este tiempo lo sacamos del horno y dejamos reposar el molde sobre una rejilla.
  10. Pasados unos pocos minutos ya podemos retirar la tapa.

Elaboración cobertura

  1. Fundimos una onza del chocolate negro sin sobrepasar los 50º C (120 ºF).
  2. Una vez fundido, retiramos el cazo del fuego y bañamos el borde de los palillos, que introduciremos con cuidado en cada uno de los cake pops. Refrigeramos 10 minutos para que se endurezca el chocolate.
  3. Fundimos el resto del chocolate negro, de nuevo, sin sobrepasar los 50º C (120 ºF).
  4. Una vez fundido, retiramos el cazo del fuego y bañamos la mitad de los cake pops ayudándonos de una cuchara. Le damos unos pequeños, pero enérgicos, golpes al palillo para eliminar el exceso de cobertura.
  5. Le añadimos los ojos de azúcar, los toppings a nuestra elección y los refrigeramos 30 minutos en posición vertical.
  6. Fundimos el chocolate blanco, también sin sobrepasar los 50º C (120 ºF) .
  7. Una vez fundido, retiramos el cazo del fuego y le añadimos el colorante alimenticio a nuestra elección.
  8. Bañamos la otra mitad de los cake pops y seguimos los mismos pasos que con el chocolate negro.

Emplatado

Si te da tiempo a emplatarlo, es un milagro. Dirás eso de “que me lo quitan de las manos, que me lo quitan de las manos…”

Trucos y consejos

Para esta elaboración no es necesario realizar un templado del chocolate, pero, eso sí, no pases de los 50º C (120 ºF) al fundirlos. Si no tienes termómetro, un sencillo truco es calentar el agua del baño maría a fuego medio y, cuando el chocolate empiece a fundirse, mezclar enérgicamente con una espátula y cuando esté casi fundido del todo, retirar del fuego sin parar de remover. Una premisa de las elaboraciones con chocolate es que hay que mimarlas mucho, sin dejarlas ni un minuto desatendidas.

Cuidado con abrir el molde nada más sacarlo del horno, el vapor que está contenido está muy caliente.

Cuando introduzcas el palillo bañado en chocolate en el cake pop, tendrás que introducirlo todo lo posible, pero teniendo cuidado de no atravesarlo.

Ya sea que utilicemos colorante alimenticio en líquido o en gel, ten en cuenta que hay que echarlo poco a poco, no sea que nos pasemos de tono del color.

Después de haber hecho cake pops en muchas ocasiones, esta es la mejor receta que he conseguido, ya que al no tener levadura, tiene la consistencia necesaria para que se queden pegados al palillo con empeño.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.